Plegaria de un caballo

Plegaria de un caballo:


¡Dueño Bienamado!

Dame de beber y de comer y cuídame y cuando termine el trabajo de cada día dame un cobijo, un lugar limpio donde reposar y un pequeño espacio, no demasiado pequeño, en tu cuadra. Háblame, porque a menudo tu voz reemplazará al freno. Sé bueno conmigo y te serviré aún más alegremente y te amaré. No tires de las riendas, no utilices tu lágito en las pendientes, no me golpees, no me des patadas si no te comprendo, sino dame tiempo para comprender tus intenciones. No me juzgues desobediente si soy lento en obedecer.

Y cuando el fin esté próximo, bienamado dueño, cuando ya no pueda servirte, te lo suplico, no me dejes morir de hambre y de frío, y no me vendas. No me abandones a un amo desconocido que me atormentará lentamente y me hará perecer, sino sé bueno, mi amo y señor. Y dame una muerte dulce y rápida, y Dios te lo recompensará aquí y en la eternidad.

Déjame dirigirte esta plegaria, y no creer que es falta de reverencia si te imploro en nombre de Aquel que nació en un establo… amén.

~ by elrancheroafamado on October 29, 2008.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: